PANDORA PAPERS (ICIJ)

[ Por: Alicia Ortega ] / martes 05 octubre, 2021 - 2:15 AM

SANTO DOMINGO.- 11.9 Millones de documentos filtrados forman parte de la mayor colaboración periodística en la historia, encabezada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y revelando secretos financieros de 35 jefes y exjefes de Estado, más de 330 funcionarios en más de 90 países, y territorios, incluyendo la República Dominicana, así como un panorama global de fugitivos, estafadores y hasta asesinos.

Los documentos filtrados revelan que muchos de los actores que podrían acabar con el sistema offshore, que ha servido para el flujo global de dinero ilícito, son en realidad beneficiarios de sus servicios.

Es en estos documentos secretos conocidos como los Pandora Papers que encontramos a 14 funcionarios o ex funcionarios dominicanos.

Al igual que estos últimos dos casos, en los documentos aparece un gran numero de familias dominicanas o grupos empresariales que manejan grandes recursos, que aunque no tienen que declarar sus bienes como los funcionarios, si tienen obligaciones fiscales ante la Dirección de Impuestos Internos. Si lo hacen o no, como periodistas, no tenemos acceso a esas informaciones.

Por otro lado, es importante destacar que en esta filtración solo se encuentran 14 oficinas de abogados, proveedores de servicios de offshore, que son parte de una industria mucho más grande que opera en todo el mundo.

Para darles un ejemplo, en las Islas Vírgenes Británicas, donde seis, o casi la mitad, de los proveedores que se encuentran en los Pandora Papers han actuado como agentes registrados, hay al menos 101 empresas que actúan en esa capacidad, según la Comisión de Servicios Financieros de esas islas.

O sea, es imposible decir cuánto del universo de datos de proveedores está en manos del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y los 600 periodistas que analizamos la data, pero es probablemente una pequeña fracción.

Deja un comentario

últimos informes

BARRIL SIN FONDO
ESCÁNDALO EN MIGRACIÓN
MÁS ALLÁ DE LA SENTENCIA