¿Libertad mortal?, otra mujer clama por protección judicial ante expareja

[ Por: Alicia Ortega ] / martes 08 octubre, 2019 - 2:32 AM

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La historia se repite, otra madre clama por protección judicial ante un verdugo que busca salir de la cárcel. Esta víctima asegura que la libertad del imputado seria moral y se siente desesperada al pensar que podría correr la misma suerte que Anibel González, la abogada que fue asesinada por su expareja tras salir de prisión.

Jueves 17 de marzo de 2016: una fecha fatal en la vida de Rafaela Eunice Santos Hernández. Su relato parece haber salió de una película de terror.

Las marcas en su cuerpo son parte del recuerdo de esa amarga experiencia. Aún está aquejada por lo ocurrido hace más de tres años. Manuel Felipe Aguiar su expareja y padre de dos de sus seis hijos, no solo la hirió a ella esa noche sino también al motorista que la llevó a su casa.

Randy Jiménez esta fuera del país pero en este vídeo quedó captado su testimonio.  Al igual que Randy, las heridas de Rafaela han sanado, no así las heridas mentales y las de sus hijos. El exfiscal del distrito nacional José Manuel Hernández Peguero representa legalmente a Rafaela en esta última etapa del proceso.

El camino de maltratos que la llevó a abandonar el sector de Los Guandules en la capital inicio años antes a este hecho, en 2010, cuando conoció a Manuel Felipe, asegura que esa otra cara era la de un hombre agresivo y celoso.
Tras ese primer episodio asegura estaba decidida a dejarlo, su madre define lo vivido como un infierno.

Este destacamento según Rafaela le sirvió de refugio esa noche. Recogieron su ropa y huyeron de la ciudad tratando de preservar su vida, Virginia dejó todo lo que había construido en 30 años y tuvo que vender hasta su casa.Pero su tranquilidad duró poco tiempo.

Manuel Felipe según Rafaela dijo que solo venía a ver a su hijo.Una de las últimas amenazas que recibió fue por una llamada telefónica, cumplió con sus amenazas en 2016, cuando Rafaela recibió las siete estocadas. Rafaela dice acudió por segunda vez ante las autoridades.

El proceso terminó con una acusación por violencia intrafamiliar y porte ilegal de arma blanca y una sentencia de cinco años emitida en junio de 2017. Han pasado tres años y cuatro meses desde que fue apresado y el imputado ahora busca su libertad condicional.

Esta carta de arrepentimiento es uno de los elementos depositados por el imputado para obtener su libertad y dice en ella “Estoy arrepentido en gran manera de haber fallado a nuestra sociedad… Le pido perdón primeramente a mi querellante, a los señores magistrados y al ministerio público por haberle fallado a la sociedad, arrepentido de mis errores con el gran anhelo de regresar a la sociedad para poder estar de nuevo junto a mis hijos y poder darle un mejor ejemplo, ya que ellos están pasando por un fuerte proceso el cual necesitan de su padre…”.

También una iglesia llamada Estanque de Betesda y su pastor Tito Richardson emitieron una carta en favor del imputado que concluye diciendo “solicitamos colaboración hacia su persona ya que todos tenemos derecho al arrepentimiento y al cambio”.

Certificados de varios cursos realizados por el imputado durante su tiempo en prisión y una declaración jurada de garantía también forman parte de la solicitud. Su garante, Rafael Leónidas Arias Soriano asegura mediante declaración jurada que dará trabajo al imputado en su compañía Refricentro Internacional como técnico en refrigeración dando servicio de ductería ganando un salario de RD$16,500 pesos mensuales.

Pero para el abogado de la víctima, este caso no cumple con todos los requisitos de ley para concederle la libertad.
De solo verlo, Rafaela se mostró asustada y nerviosa en la audiencia donde se conocía la solicitud de libertad el 25 de septiembre, proceso que fue aplazado.

Con tratamientos dice va sobrellevando los días. No es la primera vez que Manuel Felipe Aguiar se enfrentaba a la justicia.  Milagros Monegro, acaricia la foto del mayor de sus cinco hijos, José Alberto Otáñez Monegro (a) Cara de Loco quien fue asesinado con arma blanca hace 16 años. Aguiar fue uno de tres acusados por el crimen.

Asegura que no ha tenido paz después de los hechos y que también tuvo que mudarse de los Guandules. Milagros y Virginia cuenta su historia como si hubieran sufrido el mismo infierno. Ahora Virginia y su hija Rafael, con los seis hijos, viven en esta casa donde el sol y el agua entran por los agujeros; con escasos recursos y poco apoyo.

Sobreviven con lo poco que produce Virginia Aguardan por dictamen que les preserve la vida.  No tiene control de la justicia terrenal, apelan a la justicia divina. Rafaela de 32 años empezó a recibir asistencia psicológica en el centro de atención a sobrevivientes de violencia luego de ser referida por su abogado. Mientras que tendrá que ver la cara de su agresor este próximo 27 de noviembre fecha en que la que esperan conocer la solicitud de libertad condicional en la provincia santo domingo.

Deja un comentario

últimos informes