El precio del fracaso electoral

[ Por: Alicia Ortega ] / martes 18 febrero, 2020 - 2:50 AM

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El precio de un fracaso electoral, una crisis institucional y democrática, el colapso de un sistema bajo escrutinio desde las primarias, pero que obtuvo el visto bueno de una auditoría independiente.

Esta noche, un coronel de la avanzada del candidato Presidencial Luis Abinader detenido, tras ser requerido por su supuesta implicación en el fallo técnico?

¿Cómo ocurrió?, ¿En qué etapa?  ¿Intencional o casuístico?, ¿Qué dicen expertos en seguridad informática?.

El Papel de la Junta… Los observadores de la OEA y la indignación de un pueblo por la suspensión de los comicios que ya tienen nueva fecha.

Hace menos de una hora, el presidente Medina se dirigió a la nación, para hablar del fracaso electoral de este domingo que provocó un golpe histórico para la institucionalidad del país y la democracia.

Sus pronunciamientos se produjeron unas 6 horas después de que la Junta anunciara que en menos de un mes estaríamos nuevamente convocando a 7.4 millones de habitantes para elegir más de 3,800 puestos municipales, tras el colapso del proceso.

Las elecciones organizadas a un costo de más de mil millones de pesos fueron suspendidas, cuestionadas y ampliaron las dudas existentes sobre el uso del voto automatizado, que no será utilizado en los comicios del mes entrante.

De los preparativos de las mesas temprano en la mañana a la desilusión, el descontento y la frustración de los votantes que acudieron a las urnas…

La suspensión que dejó al país bajo un manto de incertidumbre, desde cuando se conocían de los problemas y las exigencias de los candidatos y los partidos tras ver el descalabro de las elecciones.

El informe estuvo en la JCE cuando se cargaba el padrón y la boleta a cada equipo que luego serían enviados a las 18 demarcaciones que utilizarían el voto automatizado.  En ese momento el director de elecciones dio seguridad absoluta de los trabajos, mostrando una serie de medidas de seguridad que resguardaban el proceso.

A donde ocurrió el fallo? Podrá detectarse como pasó de forma clara y precisa? Nos sentamos con un experto en seguridad informática a analizar los pasos que daba la junta.

Solo queda esperar que a pesar de todos los problemas, podamos realmente establecer responsabilidades claras sin titubeos y luego celebrar elecciones libres y confiables para recuperar la confianza de los dominicanos en la democracia.

Aún no habían aparecido los primeros rayos del sol cuando el personal de las mesas electorales se preparaba para lo que debía ser una larga jornada de trabajo.

En la escuela nuestra señora de la Altagracia en Santo Domingo Oeste, daban los últimos toques.

Al otro extremo de la provincia, en Santo Domingo Este, los votantes formaban largas filas para poder ejercer su derecho al sufragio.

Las requisas para hacer los ingresos a las mesas no se hicieron esperar.

Y dentro de los colegios se preparaban las urnas, empezaba la toma de datos…

Abrían las valijas y se disponían a encender los equipos del voto automatizado que se utilizarían para 18 municipios representando el 62 % del electorado.

En los 140 recintos restantes del país, la modalidad de voto era manual.

El proceso iniciaría a las 7 de la mañana y debería haber concluido a las 5:00 de la tarde, con unas 190 mil personas, entre funcionarios de colegios, delegados de partidos y miembros de la Policía Militar Electoral, se movilizaron entre más de 4 mil  recintos a nivel nacional.

El presagio de lo que se avecinaba pasó desapercibido aun con la advertencia del  Presidente de la Junta al dejar el proceso abierto.

El llamado de Julio Cesar Castaños Guzmán, se desvaneció rápidamente en las filas donde afloraron las quejas.

Ya pasaban de las 7:20 de la mañana.

Algunas urnas se mantenían vacías luego de varias horas de haberse dado apertura al proceso.

En el interior del país también se registraron los retrasos en los lugares donde se utilizaba el voto automatizado.

Ciudadanos, en diversos puntos del país, se retiraban inconformes por no poder votar.

Las irregularidades fueron elevándose cada vez más conforme pasaban las horas.

Francisco Luciano, es el aspirante a alcalde de Santo Domingo Oeste por la Fuerza del Pueblo.

Los resultados, según la oposición, serían el fruto de un árbol envenenado.

Un resultado inesperado que enfila los cañones contra la JCE.

Deja un comentario

últimos informes