BARRIL SIN FONDO

[ Por: Alicia Ortega ] / martes 26 octubre, 2021 - 2:24 AM

SANTO DOMINGO.- Durante semana y media el equipo de El Informe estuvo hurgando en los reportes financieros del Fondo Social de los Senadores, mejor conocido por la población como el “Barrilito”, en lo que se gastan cada año alrededor de 300 millones de pesos del erario, que algunos calificarían de manera caprichosa, antojadiza y con poco rigor.

En la actualidad 29 de los 32 senadores reciben el “Barrilito” y, para sorpresa de El Informe, la denomina ayuda social también se destina a gastos en buenos vinos, manjares de mariscos, compras a empresas propias, y también a cheques que nunca llegan a su destinatario final, mientras las personas aguardan, con desesperación, por la ayuda solicitada.

Ante los cuestionamientos de El Informe, el senador por Dajabón, David Rafael Sosa, declaró por escrito que le “gustaría conocer los nombres de esas personas a los cuales” este medio hace” referencia, ya que esas ayudas se entregan directamente a cada persona, con los debidos soportes y verificaciones correspondientes”.

Se ha tomado la decisión de que cada ayuda se haga a través de un “cheque individual” para cada persona y eliminar la práctica de cheques por montos globales.

Con respecto a las empresas, dice que son un patrimonio familiar administrado por su padre y que los montos manejados en las compras han sido para materiales de construcción de viviendas y que las compras se realizan en dichas empresas porque son las únicas que le otorgan crédito.

Durante la campaña electoral el barrilito fue utilizado como tema para hacerle oposición a los entonces inquilinos del Senado de la República. Se esgrimía la necesidad de desmontarlo, dado que los senadores no son electos para los fines que se le da al Fondo de Ayuda Social, sin embargo 29 de los 32 senadores continúan recibiéndolo y, por lo que se ve, no hay planes concretos de eliminarlo, lo que significa la continuación del dispendio del dinero público sin ninguna contemplación.

Historia

A finales de 2019, la vida de Elenita de los Santos se transformó por completo luego del diagnóstico de la enfermedad y la escasez de recursos económicos.

Es profesora en el Centro Educativo La Jagua, de Monte Plata. Habla de su caso y de cómo se alteró su presupuesto.

La maestra, como la generalidad de los dominicanos, ante una situación crítica o de emergencia tuvo que recurrir a la solidaridad para poder hacerle frente. Como Elenita, otros también recurren a la ayuda solidaria para resolver problemas.

Ese apoyo en gastos médicos lo encontramos en los reportes financieros que escudriñamos durante semana y media. El equipo de El Informe se sumergió en los extensos archivos que someten 29 senadores de los 32 senadores que reciben entre 579 mil y 1 millón 59 mil pesos mensuales, dependiendo de la cantidad de su población, para gastos sociales, aparte de los 700 mil que reciben como partida extraordinaria en diciembre y 500 mil para las madres.

En el caso de la provincia María Trinidad Sánchez, el informe financiero de octubre  del año pasado, recoge más de 86 mil pesos en ayuda eventual y más de 145 mil en ayuda médica a cuatro personas, con aportes de 10 mil, 15 mil, 30 mil y hasta 50 mil pesos.

Entre ellas Blanca María Díaz, quien recibió 50 mil como aporte a clínica; José Luis Reynoso Peña, que recibió 15 mil pesos como aporte a operación; Amancio Antonio Núñez, que recibió 10 pesos para ayuda por operación y Lusdelina Cortorreal Núñez, 30 mil por ayuda médica.

Pero el gran gasto ese mes de octubre fue el arreglo de la oficina senatorial, por el cual se erogó más de 840 mil pesos, casi 200 mil pesos por encima de lo asignado al Senador como parte del Fondo Social que son 694 mil pesos.  El trabajo de remodelación en general tuvo un costo superior a un millón 134 mil pesos (1,134,155).

Otro gasto que llama la atención es el del pago de una asesoría por un monto de 75 mil pesos a Narciso Crook Penzo.

En noviembre, los gastos y ayudas medicas se elevaron a casi un millón de pesos. Destacándose una de 250 mil pesos, de la cual se pagaron 200 mil a la Clínica de Obesidad y Cirugía.

También en la oficina del senador dispuso la compra de varios sarcófagos por valor de 105 mil y 36 mil pesos, mientras también se compraron ataúdes por siete mil, lo que marca una clara diferencia al momento de disponer de las ayudas.

En los reportes de María Trinidad Sánchez también encontramos cheques para la liquidación de facturas por medicamentos, entre estas, una de casi 223 mil pesos (222,980 pesos) y otra por mas de 50 mil (50,651 pesos), con cheques emitidos a nombre de la empresa Cristalia. El Informe quiso comprobar su destino final.

Esa fue la respuesta al llamar a los teléfonos registrados en la factura de Cristalia, lo que confirma que dicha empresa y Victoria Yeb S.A., propiedad del legislador y se dedica a la venta de medicamentos, están vinculadas, aunque  quiso desmentirlo.

Además del número telefónico que encontramos en la factura de Cristalia, también confirmamos que la dirección que registra es en la avenida Isabel Aguiar número 97, en la Zona Industrial de Herrera, en Santo Domingo Oeste. Dicha dirección es la misma de la empresa Victoria Yeb S.A.

..recogen pagos por publicidad que ascienden 110 mil en diciembre; 59 mil 700 en marzo; 80, tanto en abril como en mayo, 144 mil más en julio y mas de 200 mil pesos este agosto.

La publicidad no es un reglón establecido para gastos del Fondo Social que incluyen Medicamentos, estudios médicos, pasajes aéreos por motivo de salud, Operativos Médicos, alimentos, construcción y reparación de viviendas, estudios académicos, reparación de vehículos o maquinarias, actividades festivas, contratación de grupos artísticos, útiles deportivos y libros y ayudas a personas.

Sin embargo en diciembre también gastó mas de 125 mil pesos (125, 575) en trabajos de jardinería de su oficina. La explicación: el “deterioro dejado por la administración anterior”.

La factura, pagada a la Jardinería Mota de La Vega, registra 425 metros de grama; 150 mil uvas de palma; 250 isla verde; 60 liriopes; 125 manglares; dos palmas y 10 trinitarias.

Fue la respuesta de Gissell Inés Frías Tul a la llamada de El Informe sobre cheques emitidos a su nombre en la oficina senatorial de Montecristi para diversos gastos, entre ellos el pago de combustible por 43 mil pesos, consumidos en Isla Dominicana de Petróleo, según la factura. Las directrices del Senado indican que los pagos deben ser emitidos a nombre de los suplidores.

Pero las cosas en Montecristi no terminan ahí, a nombre de la misma persona se emitieron dos cheques de 75 mil pesos en octubre y otros dos por igual cantidad en noviembre, bajo el concepto de ayudas sociales en el Batey Madre Palo Verde, Castañuelas y zonas rurales. Otros cheques  por 31 mil y 30 mil pesos para gastos y decoración de oficina, 34 mil 264 pesos para gastos varios y 15 mil para viaje a una feria turística también fueron emitidos a su nombre.

Los 300 mil para ayudas solo están sustentandos por copias de cédulas, sin acuse de recibo alguno, a diferencia de  vimos en otras provincias, donde pagan dichas ayudas con cheque y cuentan con una firma del que recibe el aporte, tal y como lo requiere el reglamento del Fondo.

En San Juan de la Maguana, a través de la oficina senatorial que dirige Félix Bautista desde hace 11 años, se emiten cheques por montos de 10 mil, 20 mil y 40 mil pesos, pero aparentemente no todos llegan a su destinatario.

Maximiliana Cordero aparece con un cheque emitido a su nombre el 2 de septiembre de 2020, por 17 mil pesos. Maximiliana no es la única en San Juan.

A nombre de su hermana encontramos una ayuda fija mensual de 20 mil pesos.

Pero también encontramos varios cheques a nombre de Irene Altagracia Cruz,  en distintos meses por 17 mil pesos.

Uno que si cobra por concepto de “ayuda” y “ayuda ocasional” es Cesar Saint Hillarie, que en algunos meses cobra 20 mil, otros 30 mil y hasta dos cheques de 20 mil pesos en un solo mes de la oficina provincial del Senado en Santiago Rodríguez encabezada por el empresario del transporte Antonio Marte

Saint Hillarie no solo es agraciado con ayuda todos los meses sino que se encuentra en la nómina de la misma oficina como relacionador público, con un salario de 15 mil pesos.

Otra que recibió “ayuda ocasional” de la oficina senatorial de Santiago Rodriguez, de septiembre a enero, fue la ex diputada por el Partido de la Liberación Dominicana, Nancy Altagracia Santos Peralta con cheques de 20 y 25 mil pesos.

Tanto Peralta como Saint Hillarie también recibieron en el mes de diciembre cheques de regalía pascual.

Si de regalos se trata, los de las madres de 2017, salieron caros para el senador de San Juan de la Maguana, que aun en el mes de mayo de este año, pagaba una deuda de más de 1 millón 900 mil pesos (1, 932,359.00) en artículos de regalos entregados hace mas de cuatro años

Santiago Rodríguez extendió sus ayudas a la compra de motores, con una donación de 100 mil pesos para el saldo de dichos vehículos, justo en agosto, cuando asumió Marte su curul.

Esto a pesar de que el reglamento de la cámara alta solo permite ayudas para el arreglo de vehículos o maquinarias.

Otros cheques del senador de Santiago Rodríguez tienen soporte de la mitad o menos de la mitad de su totalidad, algo violatorio a los reglamentos.

Asimismo, cheques para pagos por estadía en hoteles, y hasta servicios de comida para reuniones que superaban los 60 mil pesos mensuales.

Cada Senador, con la excepción del presidente de la Cámara Alta, percibe un sueldo de 320 mil pesos mensuales. A este salario base se le suma 48 mil de gastos de representación, otros 48 de hospedaje y 32 para combustible, lo que equivale a 448 mil.

Por la asistencia a las sesiones reciben una dieta de 3,500 y regularmente son 4 sesiones al mes y por la asistencia a las comisiones les pagan otros 2,400, monto que aumenta si forman parte de los bufetes directivos, o son vicepresidente o presidente de la Cámara Alta. Estos cargos también cuentan con un pago adicional mensualmente de entre 50 y 100 mil pesos.

Aparte de los salarios, se les premia con el “Barrilito” que le cuesta al estado 286 millones anualmente. Tres legisladores, el presidente Eduardo Estrella, Faride Raful y Antonio Taveras han renunciado a esos fondos.

Su entrada al Senado dice, le confirmó su percepción.

Aunque los reportes de los legisladores están más organizados y más detallado que en 2010 cuando El Informe revisó los gastos del barrilito por primera vez en el 2016, nuestra segunda visita… cuando ese fondo social le costaba al pueblo poco más de 200 millones…

Sigue habiendo lagunas en la transparencia de los gastos.

Cheques con poco sustento encontramos en la Provincia Sánchez Ramírez.

Uno de 104 mil pesos emitido a nombre de Hilario de Jesús Peguero por la compra de “varios artículos” en Distribuidora Peguero Cruz.

La factura está escrita a mano y sin mayores detalles.

Asimismo encontramos mas de tres decenas de recibos de ayudas, en su mayoría de 500 y 1,000 pesos, que solo cuentan un una firma, pero no estan sustentados con copia de la cédula ni siquiera el numero de identidad en dicho recibo, como lo exige el reglamento.

En Puerto Plata el gasto por publicidad va en aumento. De 118 mil pesos mensuales registrados en octubre de 2020, ya para agosto de este año, o sea 10 meses mas tarde, había aumentado a 180 mil, gasto que en esa provincia mantiene una contabilidad independiente, aunque no esta entre los renglones establecidos como ayuda social en la Cámara Alta.

Algunos desembolsos incluidos en el llamado Barrilito resaltan por su peculiaridad.

Tal es el caso de la contribución al pago de una fianza judicial por 25 mil pesos en Samaná, para un hombre investigado por homicidio.

En el Sur, específicamente San Cristóbal, los recursos del Fondo Social en principio, se fueron al gasto en arquitectura y obras arte.

Desde octubre del año pasado iniciaron con la remodelación y reconstrucción de la fachada y el interior de la oficina senatorial provincial, que para colmo es alquilada. El primer pago fue de casi 900 mil pesos. Para junio, la obra iba por 1,157,000 pesos.

Asimismo, emplearon 141 mil en el montaje y la organización del evento de re-inauguración de dicha oficina; en bustos, pinturas y esculturas, en el mes de febrero se fueron otros 100 mil pesos.

En la provincia Hermanas Mirabal el dinero del “barrilito” alcanza para pagar deudas a particulares, como es el caso de Ramón Orlando Rosario Rosario, a quien el propio senador autorizó que se le favoreciera con el saldo de un compromiso adquirido por este, por un monto de 270 mil pesos. Los pagos se han hecho en cuotas de mas de 40 mil pesos mensuales.

Los registros financieros de esta oficina senatorial también presentan reembolsos por compras de bebidas, gastos en actividades con comunicadores, bonos de regalos que no cuentan con ninguna constancia de entrega, y construcciones o arreglos de viviendas por cientos de miles de pesos mensuales, que no tienen los soportes requeridos por el mismo Senado.

Al igual que en otras demarcaciones, en la gestión senatorial de Bautista Rojas Gómez se hacen cheques a nombre funerarias pero estas no cuentan con la constancia del servicio brindado.

También encontramos ayudas sociales pagadas con cheque pero sin copia de la cédula del beneficiario y la firma en un recibo.

Los pagos por altas sumas de dinero al coordinar de la oficina senatorial son frecuentes, por concepto de regalos navideños, construcciones y otros. Dichos gastos no quedan claros porque en su mayoría carecen de facturas en los reportes mensuales de esta provincia.

El Senador Bautista Rojas Gomez no quiso responder preguntas al ser abordado por El Informe.

En la Provincia Independencia, encabezada por el senador Valentín Medrano Pérez, encontramos tres cheques emitidos sin ningún soporte, algunos por cantidades de de 160 mil y  273 mil pesos, sin ninguna especificación del uso o razón del gasto, ni los beneficiarios de los mismos.

Así lo recoge el informe del Departamento de Contabilidad del Senado en las observaciones que dice:

“El cheque por valor de 273,000 por concepto de ayudas económicas varias, favor anexar soportes de los beneficiarios”.  

A otros cheques también le hicieron similares observaciones.

Además, en la misma oficina provincial de Independencia se emiten bajo el concepto de ayudas, cheques de hasta 50 mil pesos mensuales, a personas que dijeron a El Informe ser colaboradores de la oficina del senador, como el caso de Inocencio Novas Castillo que aparece en la nomina como coordinador con un salario de 5 mil pesos.

Según los reportes presentados al Senado, Novas Castillo recibe hasta dos cheques mensuales, por más de 20 mil pesos cada uno del Fondo Social, que solo estan denominados como ayuda.

Esto a pesar de que los senadores tienen asignados 890 mil pesos mensuales para la nomina de sus oficinas en el senado y en la oficina provincial.

Las ayudas médicas y colaboraciones para la compra de materiales de construcción, no cuentan con prueba del gasto, como lo requiere el reglamento, que incluya la factura o la indicación medica firmada y sellada.

La ayuda en cheque tampoco cuenta con la cédula de los supuestos beneficiados de estos fondos de Independencia, algo también requerida.

En La Altagracia, los fondos asignados mensualmente en ocasiones van al pago de licencias de conducir.

También encontramos ayudas ocasionales con diferencias de hasta 20 mil pesos entre unas y otra. En estas sobresale un gran número de profesionales, según las cédulas, que reciben las ayudas alimenticias desde la oficina senatorial, que dice en sus propios reportes que invierte alrededor del 45% de sus fondos en programas de alimentación, es decir, dando comida a la gente.

También en el Este, pero en La Romana, las ayudas se reparten entre los colaboradores, como miembros de la Policía y Militares. Otras mes tras mes, estan dirigidas a personas que están esperando un nombramiento, y hasta un vicecónsul recién nombrado, que al parecer no tenía como llegar a su lugar de destino y solicitó 60 mil pesos como ayuda.

Asimismo, en los reportes de esta provincia figuran desembolsos por manejo de redes sociales, pagos a miembros de la prensa, además de cheques de hasta 50 mil pesos sin comprobante alguno.

En la misma región, en Hato Mayor, encontramos pagos a interactivos, es decir, personas que se dedican a llamar a programas de radio o televisión.

Las ayudas a comunitarios que van desde los 3 mil a los 30 mil pesos se presentan todos los meses, pero en la mayoría de los casos no cuentan con el mínimo aval de entrega.

En La Vega los pagos por concepto de publicidad absorben gran parte del barrilito, ya que solo por este renglón en algunos meses se han pagado hasta 177 mil pesos desde la oficina senatorial de la ciudad Culta, Olímpica y Carnavalesca.

En Valverde los desembolsos a diestra y siniestra tampoco cuentan con copia de la cédula de los beneficiarios, ni recibo alguno que indique que los mismos fueron entregados.

Las ayudas a comunitarios que van desde los 3 a los 30 mil pesos se presentan todos los meses, en la mayoría de los casos tampoco cuentan con el mínimo aval de entrega.

En esta provincia también se benefician algunos con el pago de deudas de hasta 30 mil pesos.

Así reaccionó cuando El Informe le mostró copias de unos de dos cheques emitidos a su nombre por la oficina senatoral de Monte Plata. Uno por 80 mil con fecha de marzo y el segundo por 40 en mayo. Asegura ninguno llegó a sus manos.

Sin embargo, el caso de Elenita no es el único en Monte Plata. En la pesquisa El Informe encontró un cheque emitido a nombre de Johanny Mercedes Hernández de Hernández por valor de 70 mil pesos. Su solicitud es para

En el reporte financiero de diciembre también encontramos un cheque por 100 mil pesos a nombre de Vicente Alcalá, presidente del Comité Organizador del Torneo de Softball Superior del Municipio de Monte Plata.

Así reaccionaron tanto Alcalá, como Valentín Mieses, director técnico de dicho evento deportivo al ser contactados con relación a la donación de 100 mil pesos

Robo que perjudica a los mas necesitados como Elenita, que aun lucha contra el cáncer.

Deja un comentario

últimos informes

¿MULTIMILLONARIA DESVIACIÓN?
SE AMPLÍA EL ENTRAMADO